Nuestra misión en Indonesia

En Indonesia,  estamos trabajando, desde el año 1985, en varios pueblos de Java, Sumatra y la isla de Flores con una gran necesidad económica. Sus habitantes se dedican a la agricultura y su nivel de económico es muy bajo.

Por grandes que sean las dificultades, intentamos ser en medio del pueblo y a la luz de nuestro carisma: sal y luz para el mundo Indonesio, siendo profetas y  estando presentes en la sociedad, como testigos creíbles y sacramento del amor, aceptación, apreciación, respeto mutuo y siendo promotores de la justicia y paz.

La pobreza de Indonesia contrasta  con la lucha por sobrevivir, a tantos problemas y dolencias de todo tipo: étnicos, sociales y  económicos. Es un país lleno de contraste, acrecentamiento entre  ricos y  pobres cada vez mayor. Mantenemos un diálogo honesto y una actitud abierta hacia otras religiones.

Como Comunidad Religiosa ofrecemos, a través de la diversidad de servicios una ayuda con un Centro de Enseñanza de Pre- Escolar y un Policlínico, estamos insertas en barrios y sectores muy pobres, atendiendo la sanidad, promoción de la mujer,  trabajo parroquial,  acción social, y otras necesidades más urgentes del pueblo.

En Jakarta, ayudamos a los niños que tienen dificultad para estudiar, ofrecemos clases extraescolares, a cerca de 250 niños que se han dividido en 3 grupos.