La Providencia Divina mueve los hilos de la historia… del corazón de los más afortunados…

Reconociendo con humildad y verdad, de que estamos dentro del grupo de los más afortunados, por la sencilla razón de que aún estamos aquí para contar nuestra experiencia, porque la pandemia ni nos ha llevado ni nos ha hecho pasar hambre o necesidad alguna … damos gracias a Dios por el don de vida y de salud, de todas nuestras Hermanas en las varias regiones del mundo donde nos encontramos. Todas las Comunidades, hemos intensificado la oración y adoración diaria pidiendo la sanación de toda la humanidad, pidiendo por las víctimas de esta pandemia, por todo el personal sanitario, por las fuerzas de seguridad, por todas personas involucradas directamente en hacer más ligera el sufrimiento de tantas personas afectadas, por los científicos que están trabajando por encontrar la vacuna, la cura, etc …

Muchas otras Hermanas, movidas por el deseo de ayudar y aportar su grano de arena en esta crisis sanitaria, han venido fabricando mascarillas, gorros y batas; algunas por iniciativas propias, otras atendiendo a la petición del ayuntamiento local o uniéndose a las distintas iniciativas solidarias de los organismos eclesiales y civiles de sus respectivos lugares. Han dedicado su tiempo, poniendo su talento y material, al servicio de las personas que más lo necesitan en estos momentos.

Los frutos del trabajo de nuestras Hermanas de España, Portugal, Italia, Puerto Rico, Perú, Timor, Indonesia … no sólo van dirigidos al sector sanitario y de seguridad (en su mayoría), sino también a los trabajadores de los medios de comunicación que van informando desde varios barrios o pueblos pequeños y a los vendedores ambulantes que van vendiendo verduras y legumbres por las calles. Tampoco han faltado para nuestros vecinos, conocidos y bienhechores.

En los lugares donde muchas familias viven y sobreviven de su trabajo de día a día, o que ya en situaciones normales viven en precariedad, ahora con la pandemia, al no poder salir, pasan más necesidades, por eso las Hermanas se han volcado también en prepararles y llevarles comidas hechas o víveres para unos días, compartiendo de las que tenemos y de las que nos llegan de varios bienhechores.

Comunicación de varias Comunidades

 

 

Profesión Perpetua en Indonesia

El 5 de marzo 2020, a las 17.00, hora al oeste de Indonesia, se realizó la ceremonia de los Votos Perpetuos de nuestras tres hermanas junioras: Hna. Pestamin María Pandiangan, de la parroquia “St.  Dyonisius” Sumbul (parte norte de Sumatra); Hna. Rosalinda Lata, de la Parroquia “St. Karolus Agung” Maukaro (Ende, Flores) y la Hna. María Alni Lau Go’o, que procede de la “casi parroquia “St. Andreas” (Lasiana – Kupang). Estas tres hermanas proceden de familias católicas.

La Celebración Eucarística se celebró en la Iglesia de “Hati Kudus Yesus” (Kayutangan, Malang). Esta Iglesia es la única que tiene la Orden del Carmen, además de ser la primera que hubo, por lo que el Gobierno la ha calificado como “Monumento Cultural” en la ciudad de Malang.

La Eucaristía fue celebrada por el P. Henrycus Pidyarto Gunawan, O. Carm y concelebraron 4 sacerdotes: El Provincial de la Orden del Carmen P. Ignasius Budiono, O.Carm, el P. FX. Agis Triyatmo, O. Carm, el P. Fidelis Markus Demu, sacerdote diocesano y el P. Markus Situmorang, SVD. Después de la celebración siguió un encuentro fraternal con todos los invitados en una sala de la Iglesia.   Mientras que se degustaba la comida que se ofreció, las formandas (aspirantes, postulantes, novicias) y las junioras, junto con los frailes Carmelitas, nos obsequiaron con varias actuaciones espontáneas, que pusieron a todos los invitados muy contentos por la sencillez de las mismas y el toque de fraternidad que ofrecían.

 

 

Viaje a Brasil

Ver la posibilidad de fundar en Brasil

 

El sueño de nuestra Madre Elisea estaba reflejada en dos de sus cartas que databan del año 1921 (cf. Carta N⁰ 48 y 49 según la numeración de la Positio) que, en su momento, quería enviar 6 Hermanas para una fundación en Brasil, pero que nunca se realizó, y nosotras tampoco sabemos el motivo.

Retomamos de nuevo la posible fundación en este país más grande del continente de América del Sur, como “asunto de interés” en el XVIII Capítulo General del año 2005.

De nuevo se abre la oportunidad de extender nuestra presencia en esta parte del mundo. Pues, en el día 23 de septiembre del 2019 en el Capitulo General de la Orden del Carmen tuve la dicha de comunicarme con el arzobispo Dom Antonio Muniz Fernandes, O. Carm, el Arzobispo de la Archidiócesis de Maceió, a través de Padre Fernando Millán Romeral y Padre Sormani José Barbosa Lima, el Provincial de la Provincia Carmelitana Pernambucana.

Dom Muniz nos abrió las puertas de su Archidiócesis y nos brindó la posibilidad de colaborar con él. Fue por eso, nosotras dos (HH. Merry Teresa Sri Rejeki y Fabiola María Freitas Gusmaõ) visitamos Maceió durante los días 7 hasta 14 de marzo de 2020 para ver, conocer un poco la realidad de esta Arquidiócesis y discernir la posibilidad de nuestra presencia a fin de realizar algún servicio pastoral en su territorio según las necesidades del lugar y de acuerdo con nuestro Carisma y Espiritualidad.

  • En Camino hacia la tierra prometida

La Palabra de Dios del Domingo II de Cuaresma nos confortó en nuestro viaje hacia “el país del sueño” de nuestra Madre Elisea.  “En aquellos días, el Señor dijo a Abrán: “Sal de tu tierra, de tu patria, y de la casa de tu padre, hacia la tierra que te mostraré. Haré de ti una gran nación, te bendeciré….” (Gen 12,1-2).

El día 7 de marzo de 2020, salimos de Madrid con destino a Recife, al Convento do Carmo de la Provincia Carmelitana Pernambucana que se erigió como Provincia en el año 1744.

Llegamos a Recife por la noche y nos esperaban en el aeropuerto los Frailes Rafael Fonseca y Rafael Magalhães. Durante esos días nos acompañaron Frey Cristiano y Rafael para visitar la Comunidad de los Padres en Olinda, ciudad vecina de Recife. Sentimos la cordialidad y la acogida fraterna de los Carmelitas, tanto de Recife como de Olinda.

Último día de nuestra estancia en Recife tuvimos la oportunidad de encontrarnos y compartir con Padre Sormani Barbosa OCarm. También hemos saludado al Dom Francisco de Sales Alencar Batista O. Carm, Obispo de la diócesis de Cajazeiras (Brasil) que se encontraba en el Convento do Carmo.

Basilica do Carmoque se fundó en el año 1685
El patio interior del convento do Carmo de Recife
Basílica do Carmo de Recife
Junto con Padre Sormani Barbosa Lima, O.Carm, el Provincial del Pernámbuco
  • Conociendo los apostolados y la pastoral de la Archidiocesis de Maceió

 

El día 9 de de marzo después de almuerzo partimos a Maceió para encontrarnos con el Arzobispo Dom Antonio Muniz Fernandes O.Carm


Dom Antonio Muniz Fernándes, O.Carm

Así, durante los días 9 hasta 14 de marzo nos quedamos en la residencia episcopal de la Archidiócesis de Maceió.  La cercanía y la hospitalidad de Dom Antonio Muniz nos hizo sentir en casa de un hermano en el Carmelo.

La atención pastoral de Dom Antonio se dejó palpar en tantas personas más desfavorecidos que están bajo su cuidado, como son los niños de la calle, los que son considerados marginados y los que sufren adicciones. En cuatro días intensos nos mostraron los centros de acogida y pastoral de la Archidiócesis de Maceió que están en varias parroquias. Para atender a nuestros hermanos desfavorecidos, ancianos y los que necesitan de rehabilitación, la Archidiócesis tiene 12 centros de rehabilitación y casas de acogidas para los pobres que están   esparcidas en distintas parroquias.

 

Visitamos varios centros:

  • Juvenópolis, centro para los hombres
  • Casa Betania, centro para las mujeres
  • María Auxiliadora, centro para las niñas y adolescentes
  • Joaõ Bosco, centro para los niños y adolescentes
  • Saõ Luis y Santa Zelia Martin, centro para familias
  • Santa María Luisa de Marilac, casa de acogida para las ancianas
  • Casa do Pobres, casa de acogida para los ancianos
  • Nova Jericho, centro para los hombres

Nova Jerico, centro de rehabilitación para los hombres

Nos ofrecieron la oportunidad de colaborar en el centro para los niños y niñas con dependencia química que está en la Parroquia Saõ Miguel Arcanjo. Dom Antonio Muniz nos presentó al Padre Tito Régis Rodrigues da Silva, el Párroco y el presidente de la Fundación Joaõ Paolo II para que nos explicara la labor caritativa que está llevando a cabo.

Esta fundación tiene 2 centros, centros de Maria Auxiliadora para las niñas y centro de Dom Bosco para los niños de 11 hasta 18 años. Los niños que están en esos dos centros están bajo la tutela del gobierno federal de Maceió. Estos niños son víctimas del abuso, del alcoholismo y droga.

Junto con Dom Antonio Muniz y Padre Tito Regis el director de la fundación de Joao Paolo II
Centro de rehabilitación María Auxiliadora para las niñas y adolescentes con dependencia química
Vista del centro de María Auxiliadora
Primer piso: parte destinada a la Comunidad
Taller de producción de hostía en el centro Dom Bosco para los niños
Sala de informática en el centro de Dom Bosco
Sala de los bebes en el centro de María Auxiliadora
Tuvimos la oprtunidad de visitar a nuestras Monjas Carmelitas Descalzas

Iniciación al noviciado en Rwanda

En la Vicaria “Fleur du Carmel” Rwanda – Burundi, el día 08 de diciembre de 2019 iniciaron al noviciado siete postulantes:

  1. Helena KANEZA
  2. Donatha NYIRARUKUNDO
  3. Claudine MUKASHYAKA
  4. Louise UMUTESI
  5. Stephanie MUKAMURENZI
  6. Bertine MUYIZERE
  7. Jeanne D’Arc NYIRANSENGIYUMVA

70 Años de nuestra presencia en República Dominicana

CELEBRACIÓN DE LOS 70 AÑOS DE NUESTRA PRESENCIA
EN REPÚBLICA DOMINICANA

 El domingo 27 de octubre 2019, en la catedral Nuestra Señora de Regla, Baní, a las 10:00 am. en la misa dominical del pueblo, tuvimos el gran regalo de poder dar gracias al Señor por cumplir el 70 aniversario de nuestra presencia, en este pueblo de Baní, lugar fundacional y en el país.

¡Alabado sea Dios! Porque nos permite celebrar y agradecer el florecimiento del Carmelo en Baní y en el país. ¡Alabado sea Dios! Por las cuatro Hermanas fundadoras que aceptaron en obediencia responder a las necesidades de la iglesia y del pueblo desde 1949. ¡Alabado sea Dios! Por los sacerdotes Scárboros que nos recibieron y el comité de damas que lucharon para que esta fundación fuera una realidad en Quisqueya. Así iniciamos motivando a la gran asamblea que reflejaba mucho gozo y alegría.

La  Eucaristía fue presidida por el obispo Mons. Víctor Emilio Masalles Pere y concelebrada por el párroco P. José Ulises Botello Fernández, el Vicario P. Jaime Corujo Colón, el P. Juan Severino Germán, P. José Alfredo Rodríguez Uzeta (Felo) y Henrry Numitor Arias (exalumno de nuestra Escuela de Villa David). Estos dos últimos nos acompañan en la pastoral del  centro Ntra. Sra. de Fátima, miércoles en la tanda matutina y martes en la tanda vespertina.

Hubo una gran presencia de las Hermanas de las diferentes comunidades de la Vicaría, acompañadas de una buena representación de  laicos de los diversos pueblos donde llevamos a cabo la misión: Santo Domingo, Hato Mayor, Guayubín, Santiago y Baní de ambos centros y obras, “Villa David” y “Fátima”, en este caso anfitriones. Solo faltaron las Hnas. que, por motivo de salud,  no pudieron estar físicamente.

La animación litúrgica estuvo a cargo del coro de la parroquia Santa Rita, de San Cristóbal, quienes se esmeraron en hacerlo de la mejor manera, apropiada para la ocasión. Al concluir dicha celebración, hubo dos detalles sencillos y bonitos: la presentación  de dos niños de la comunidad cristiana y la oración de envío de un grupo de laicos como nuevos misioneros.

Después la Hna. Ana Mercedes Sirí dio las palabras de gracias. A seguidas, la Banda de música municipal, nos deleitó con un bello “mini concierto”, en el cual se interpretó, por primera vez en el país, el Himno Joven Carmelita compuesto para orquesta, que nos facilitaron las Hnas. del colegio de Sax, quienes a su vez lo estrenaron con motivo del centenario del colegio.

A la salida compartimos un pequeño y fresco brindis para todos los asistentes. A las 12:15 del mediodía entre abrazos y saludos, cruzamos al salón del 2do. Nivel del Casino Peravia para compartir el almuerzo, bendecido por Mons. Masalles.

Fue de mucha alegría y satisfacción encontrarnos con profesores, exalumnos, personal que hacía mucho tiempo habían trabajado con nosotras, los cuales se sintieron muy agradecidos de poder participar con nosotras. La misión y obras que hoy continuamos tienen sus orígenes en quienes, con tanta entrega, nos precedieron.

Demos gracias a Dios por cada una de las Hnas. que se han entregado en esta Vicaría a través de estas siete décadas. Por el equipo organizador que  asumió de todo corazón la preparación y realización de esta fiesta; y finalmente le agradecemos porque  El sigue construyendo nuestra historia con fidelidad, permitiendo extendernos al vecino país de Haití. Nuestra Madre camina con y junto a nosotras.

¡Alabado sea Dios!

Hna. Maritza Loraine Herazo Hernández

Venerable Arcángela Badosa Cuatrecasas

VENERABLE   ANCÁNGELA  “Angel de Caridad”

Dentro del marco de la celebración del centenario del fallecimiento de Hna. Arcángela (1918 – 2018), la Iglesia nos hace el don de declararla Venerable.

En efecto, el día 7 de noviembre de 2018, el Santo Padre Francisco recibió en audiencia a S.E. el cardenal Ángelo Becciu, Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos. Durante la audiencia, el Santo Padre autorizó a dicha Congregación a promulgar varios  Decretos, entre ellos, el de “las virtudes heroicas, de la sierva de Dios   Arcángela Badosa Cuatrecasas, religiosa profesa de la Congregación de las Hermanas de la Santísima Virgen María del Monte Carmelo; nacida en Sant Joan les Fonts  España el 16 de Junio de 1878 y fallecida en Elda, España el 27 de noviembre de 1918.”
(hasta aquí el comunicado de la Santa Sede el 8/11/2018)

Pero, ¿qué quiere decir que vivió las virtudes en grado heroico?, lo que se quiere expresar con estas palabras es que las vivió con mucha más profundidad de lo que podríamos decir “normal”.

Estas virtudes son: Virtudes Teologales, Virtudes Cardinales, los Consejos Evangélicos, y la virtud de la HUMILDAD.

Vamos a dar unas breves pinceladas sobre la vivencia de estas virtudes en la Venerable Arcángela “Ángel de Caridad”, basándonos en la Positio cuya elaboración ha sido imprescindible para esta primera etapa dentro del proceso de en su causa de Canonización.

Virtudes Teologales: FE

Es evidente que la Hna. Arcángela fue motivada por razones de fe. Nacida en una familia creyente, desde su infancia se comprometió con un gran espíritu cristiano, que manifestó claramente, con toda profundidad en su vida; con fidelidad en sus deberes de ayuda a sus hermanos menores y en los momentos difíciles de su adolescencia y juventud, cuidando a su tía enferma.

Su vida fue ejemplar en el ambiente que vivió; en el celo por la salvación de las almas que la llevó a consagrar su vida a Dios, unida con una profunda devoción a la Virgen María y la Eucaristía. Había llegado a un profundo grado de contemplación, a través del cual podía ver la presencia y bendición de Dios en todo lo que la rodeaba: “Delante de ella nadie se atrevía a blasfemar ni a murmurar” decía su hermano José, religioso salesiano.

Testificaron que, en Olot, la sierva de Dios: “Era un ejemplo de silencio y buen porte; cuando sabían que pasaba por la calle decíanse unas a otras: asomaros que pasa Carmen, parece una santa.”

Incluso cuando estaba ocupada cuidando a los enfermos, sabía cómo vivir en la presencia de Dios: “Todo me sirve de contemplación, pues en todo veo a Dios con santo poder y amor por los hombres”, “veo a los enfermos como imagen de Jesucristo y a las enfermas como a la Virgen”.

ESPERANZA

Practicó la virtud de la esperanza a través de una profunda confianza en el Señor, a quien ama y en quien cree. Esta virtud estará muy viva en ella, particularmente en los últimos días de su enfermedad con una aceptación y conformidad con la voluntad de Dios, verdaderamente heroica.

Decían sus hermanas de comunidad: “Nunca se quejó de su cruz que era bastante pesada” (parece tenía un tumor interior en la espalda, en la parte del pulmón). “Que contenta estoy de morir para unirme con mi Amado”.

 CARIDAD

La fe y la esperanza que vivía empujaban a la Venerable Arcángela a una caridad verdaderamente heroica. Es la virtud que la caracteriza de una manera particular, hasta el punto que se le dio un nuevo nombre, dado por aquellos que habían recibido sus gestos de amor. Fue el de “ángel de caridad”.

“Cumplió su misión tan admirablemente que se veían sus progresos heroicos en la virtud de la caridad. Para ella no había día ni noche; no buscaba, no quería otra cosa que hacer ilimitada aquella encendida llama de caridad angélica, entre aquellos pobres hermanos doloridos… Ella misma murió contagiada al sacrificarse por enfermos tuberculosos que cuidaba”.

“La noche antes de quedarse en cama para no levantarse, aún se alzó ocho veces para ver si los enfermos necesitaban algo.”

En el periódico se afirmaba “Todo el pueblo decía que había una religiosa en el Hospital muy buena que trabajaba con mucho cariño y mucho amor a los enfermos, que era una santa”.

 Virtudes Cardinales: PRUDENCIA

Practicó esta virtud desde su juventud, manifestando un temperamento juicioso y prudente. Un testimonio de su prudencia se puede ver en el hecho de que fue asistente de la comunidad y elegida como delegada suplente del Capitulo General de 1916.

Era muy prudente al tratar con los enfermos y muy discreta en las faltas de los demás.

 JUSTICIA

En justicia a Dios lo dio todo, trató con esmero especial la Adoración del Santísimo.

En la práctica hacia los demás, el servicio a los pobres enfermos se destaca, superando todas las dificultades a pesar de la debilidad física.

Se privó de dormir y de comer para atender a los enfermos.

 FORTALEZA

Su fortaleza emerge con paciencia y mansedumbre al saber renunciar incluso de las cosas santas, pero el sagrario siempre fue su consuelo. Aunque parecía débil por su salud inestable, sabía responder con extraordinaria firmeza en el deber, siendo fiel al Espíritu, sin rendirse nunca ante las dificultades, pruebas y peligros; fue siempre muy valiente.

Los testigos fueron unánimes al decir que la Venerable Arcángela poseía una fortaleza heroica.

“El que todos la consideraran muy capaz para desempeñar todas las tareas, hizo que recayesen sobre ella los más pesados trabajos.”

 TEMPLANZA

El heroísmo de esta virtud, debe verse en el ejercicio de la penitencia y de la mortificación interna y externa, esto exige una ascesis que lleva a la oración y contemplación, la vida del Espíritu y la caridad fraterna.

“Nunca se paró a hablar con ninguna visita en el hospital, saludaba a todos muy cortésmente y su amabilidad los tenía encantados a todos, se retiraba para cumplir con su deber.”

 

HEROICIDAD DE LOS VOTOS RELIGIOSOS Y HUMILDAD

 CASTIDAD

La venerable Arcángela fue ejemplar también en el ejercicio de la virtud de la modestia, en el hablar discreto; ejemplo de buen porte para edificación de todos; recogimiento de vista, con vigilancia de sus miradas y acciones.

Al borde de la muerte les dijo a sus hermanas:  “Ya no me tienen que tocar, no ponerme limpia, pues estoy arreglada.”

 POBREZA

Practicaba la pobreza de una manera verdaderamente heroica: no se guardaba nada para sí mismo. Elige los trabajos más penosos como dicen varios testigos: “Para sacrificarse, escogía para lavar la ropa más sucia: las vendas que habían estado en las heridas de los enfermos y lo hacía restregando con los puños” … “Practicaba la pobreza hasta tal punto que nada pedía para ella y, a veces, llevaba el pie por el suelo de rotas que tenía las suelas de las zapatillas. Cuando la superiora se daba cuenta de ello le compraba otras y se las hacía poner.”

 OBEDIENCIA

Muy consciente del valor y significado de esta virtud, que es esencial en la vida religiosa, el abandono a la voluntad de Dios se hizo habitual en ella. Los testimonios sobre la heroicidad de la virtud de la obediencia abundan, tanto de religiosas como de seglares.

“… en vida fue un modelo en todas las virtudes y como principal, la obediencia, ella la tenía con toda perfección.”  

Hasta incluso pedir permiso para morir, pues la superiora le dijo no muriese hasta que ella le diera licencia.

 HUMILDAD

Un testimonio afirma: “Era muy lista, pero se hacia pasar por tonta para ser más humilde y así dar gusto a Jesús”. En este marco de humildad pide a las Hermanas que su entierro sea sencillo y ocurre todo lo contrario, pues fue con gran solemnidad y hasta cerraron las fabricas para que pudiese ir el personal.

Otra virtud notable que fue practicada por la Venerable Arcángela en grado heroico es el silencio.

La fama de santidad, en vida, momento de su muerte, y después de su muerte, no se ha apagado, sino que va creciendo y extendiéndose por muchos lugares del mundo hasta nuestros días.

Pidamos al Señor mire con bondad a nuestra Congregación y nos conceda la gracia de que la Venerable Arcángela “Ángel de Caridad,” sea una santa declarada por la Iglesia.

                                                                                                                  Noviembre 2018